10/22/2008

Final de cuento

El cuento anterior no lleva desenlace porque está pensado para que quien lo leyera imaginara el suyo. Sin embargo, les doy a escoger tres soluciones:

1- Dejé el escritorio abierto y la carta dramáticamente extendida encima. Hice una maleta y me fui a la casa de mi madre.

2- Lo esperé junto al escritorio abierto y con la carta en la mano y exigí unas explicaciones que vinieron medio forzadas pero en las que fingí creer y todo quedó en una escena de lágrimas y de reconciliación.

3- Quemé la carta, cerré cuidadosamente el escritorio y con el llanto quemándome las pestañas lo miré, desde lejos, abrir el escritorio y buscar vanamente la carta cuya desaparición no se explicaba. Fue un secreto que nunca mencioné

1 Comments:

Blogger CAPSULA DEL TIEMPO said...

Qué difícil escoger un final. Lo que yo haría sería lo segundo, pero suena más bonito el quemar la carta y guardar silencio.

Un saludo, tejedora.

10:12 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home