10/12/2009

Tengo un hijo

Soñé un hijo desde el momento en que, apenas balbuceante, mecí en mis brazos la primer muñeca.

Me lo trajo el Destino un día como hoy.

Aquel pequeño gordezuelo de dorados rizos (para mí, el más hermoso del mundo) fue creciendo en inteligencia, en valentía y en voluntad.

Eligió la electricidad por profesión y fue llenando su entorno de luz y de energía..

Jamás quiso escuchar los cantos de sirena de los vicios que después encadenan.

Llenó su alma con toda la música del mundo; hizo sus manos fuertes, hábiles y creadoras y sus ojos buscaron la escondida belleza de la naturaleza y la gente para plasmar imágenes.

Formó un hogar y me dio cuatro nietos como cuatro estrellas y cuatro bisnietos como cuatro soles.

Nunca me dio un disgusto ni una pena.

Dios te bendiga hijo mío que a mi ya me ha bendecido largamente contigo.

1 Comments:

Blogger verónica said...

¡Vaya abuelita! ¡Qué lindo! :)

12:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home